Prosperidad

Prosperidad

Hara Therapy

Yoga Reiki Hara Kali&Shanti "donde el bienestar nace de dentro hacia fuera".

El Hara constituye el centro de tu ser, el vínculo con la existencia, la morada de la voluntad, la referencia que presta sentido a la vida.

Un viaje hacia el centro de tu ser, un viaje que comienza con el cuerpo y a lo largo del cual se desciende de la cabeza al corazón y del corazón al Hara.

"Aquel que comprende tiene alas"

Las principales causas del estrés en Occidente son "querer ser lo que no somos y hacer demasiadas cosas en una hora".

Aquí y ahora lo único seguro son los cambios constantes, inevitables, dejémonos llevar, soltar, sacar, soñar, actuar, volar...si te propones cambiar vas a crear tensión, primero hay que aceptar y luego relajar, tenemos que aprender cuál es nuestro ritmo, desde la relajación.









martes, 15 de octubre de 2013

Música reciclada!!!!!

                  

Recicla, no tires tanta basura!!!!! no tenemos palabras para describir hasta donde puede llegar el ser humano y su creatividad!!!!

Hari Om Kali&Shanti


jueves, 10 de octubre de 2013

Shanti mantra, Om Sarve Bhavantu Sukhinaha

                 
                          

Shanti, en sánscrito, significa "paz", así de sencillo. Es un bello significado y también un hermoso sonido. Se repite Shanti tres veces. Puede interpretarse como paz en cuerpo, habla y mente (es decir, en todo nuestro ser) o como un deseo de paz individual, colectiva y universalmente.

Es común que las enseñanzas hindúes terminen con las palabras Om Shanti Shanti Shanti, como una invocación a la paz.


La práctica sostenida de estos sonidos plasma en la tierra el deseo de la mente enfocado en el bien común, es como expresar. "Sean todos los seres felices y que mis pensamientos, palabras y actos contribuyan de cierta manera a la felicidad de todos los seres".

                 "Que alcances la felicidad plena y juntos celebremos la Paz Eterna de nuestra Esencia"





Om Shanti, Shanti, Shanti

martes, 8 de octubre de 2013

Estrofas del Bhagavad Gita extraído de Autobiografía de un Yogui


Babaji le dijo a Lahiri Mahasaya:

El Kriya Yoga que estoy ofreciendo al mundo por conducto tuyo, en este siglo diecinueve, es una resurrección de la misma ciencia que Krishna dio a Arjuna, hace miles de años, y la cual fue conocida posteriormente por Patanjali, Cristo, San Juan, San Pablo y otros discípulos.


Krishna, el profeta más grande de la India, dice del Kriya Yoga en una estrofa del Bhagavad Gita: "Ofreciendo el aliento inhalado en aquel aliento que se exhala, y ofreciendo el aliento que se exhala en aquél que se inhala, el yogui neutraliza estos dos alientos; de este modo libera el prana del corazón, y pone la energía vital bajo su control".


                             

La interpretación de este pasaje es la siguiente: "Al calmar la actividad de los pulmones y del corazón, el yogui obtiene una provisión adicional de prana (energía vital), la cual le permite detener el desgaste del cuerpo. Asimismo, mediante el control de apana (la corriente de eliminación), contrarresta él los cambios causados por el crecimiento en el cuerpo. De este modo, al neutralizar el envejecimiento y crecimiento de los tejidos, el yogui aprende a controlar la energía vital".


Otra estrofa del Gita dice: "El hombre adiestrado en la meditación (muni) llega a ser eternamente libre cuando, al buscar la Suprema Meta, logra retirarse de las distracciones externas, fijando su mirada en el interior, a nivel del punto del entrecejo; neutralizar las corrientes de prana y apana que fluyen en la nariz y los pulmones; controlar su mente sensoria y su intelecto, y desterrar de sí el deseo, el temor y la ira".


Krishna dice también que él fue quien, en anterior encarnación, comunicó el indestructible Yoga a un antiguo iluminado llamado Vivasvast, quien luego lo pasó a Manú, el gran legislador. Éste, a su vez, instruyó a Ikshwaku, el fundador de la dinastía solar de la India. Pasando así de uno a otro, el yoga real fue guardado por los rishis, hasta la llegada de la era materialista. Entonces, debido a la reserva sacerdotal y a la indiferencia de los hombres, el conocimiento sagrado gradualmente llegó a ser inaccesible.


Hari Om